4 motivos de peso para hacerte con un libro/lamina ya

En 1951  Flavio Overfield entró en una destartalada galería del Bronx. Quería hacer un regalo a su hermano Adrián. Después de tener en sus manos una serigrafía de un torso desnudo bien resuelto y ver el precio, volvió a dejarla en el cajón de madera. Era demasiado cara. 38 dólares de la época. El cartel lo firmaba un tal Warhola (el apellido real de Warhol). Esa misma serigrafía se subastó el 15 de septiembre de 1978 en Sotheby’s y alcanzó la cifra de 55.000 libras.  Después de la subasta Warhol declaró en una televisión que si de esa serie hubiera hecho 1000 copias, el precio habría bajado de 50.000 a 500 dólares. (era una serie de 20).

Las láminas de Proyecto Gutenberg by Minimae no alcanzarán esos precios, sin embargo, la anécdota ilustra muy bien el primero de los motivos de porqué deberías hacerte con una lámina de este proyecto ya:  por su escasez.

1- Hazte con una de ellas porque se acaban de verdad. Como te habrás fijado si te has pasado por nuestra web, varias de nuestras láminas hah llegado a su fin. No encontrarás Ulises de Joyce, ni Moby Dick en castellano, ni Hamlet, ni Alicia en el País de las maravillas… En menos de un mes se agotarán el Quijote, la Vuelta al Mundo en 80 días, la metamorfosis, el Conde de Montecristo, Ana Karenina y alguno más.  No volverán. Son ediciones limitadas a 150 ejemplares. Este es sólo el primero de los motivos para que te hagas con una de ellas. El segundo: la originalidad.

Ulises, Alicia, Hamlet y Moby Dick agotados

2- Original y efecto sorpresa. Cuento otra anécdota artística. En 1915 Kazimir Malévich, uno de los grandes de la pintura abstracta rusa, presentó en Petrogrado su cuadro más famoso: cuadrado negro. El cuadro es tan simple como su nombre: un cuadrado pintado íntegramente de negro. Nada más. Ahora todo el mundo dirá que es capaz de hacerlo, que menuda estupidez, pero haberlo pintado en 1915, en el entorno de la revolución rusa y con un elenco de artistas rusos de primerísimo nivel pisándole los talones, fue toda una osadía y un ejercicio de originalidad brutal.

Muchos otros han reproducido su “gesto y osadía”  pero no fueron ni los primeros, ni los más osados ni, evidente, los más buenos…. He oído decir a muchos diseñadores ante nuestros libros / lámina que no son tan complicados, que ellos lo harían igual. Es verdad, no somos ingenieros aeronáuticos, pero a nadie antes se le ocurrió. Este hito, el de haber sido los primeros que pisamos la luna de la compresión literaria, engrandece una obra que ya de por si rebosa originalidad por los 4 costados.

Llevado a un aspecto más práctico difícilmente (por no decir imposible) podrás regalar algo más original que una lámina libro de nuestro proyecto.  ¿Un libro? ¿Una obra de arte? ambas cosas mezcladas de una forma casi antinatural causan en el espectador un efecto sorpresa asegurado.

Cuadrado negro. Malévich. 1913. Un poco cuarteado por el paso del tiempo. En sus comienzos negro tizón

3- Pero la originalidad puede estar reñida con la estética. Recuerdo una obra del artista Piero Manzoni titulada Merda d’artista, (Mierda de artista) donde una lata metálica y cilíndrica contenía, según rezaba la etiqueta, eso, caca. Original, si, pero ¿estético? El exceso de originalidad, el efecto sorpresa es fácilmente alcanzable. Que la originalidad sea estética, menos. Para muestra un ejemplo de nuestra galería de libros lámina. Juzga por ti mismo y recuerda: el texto completo de las obras está introducido en la lámina. TODO

La vuelta al mundo en 80 días. Un mapa mundi que esconde un libro completo

4- Precio. Vuelvo a retomar la anécdota con la que comencé este post. La serigrafía de Warhol se vendía por 38 dólares. Nuestras láminas edición limitada por 36 euros. No sabes la cantidad de veces que nos han insistido a subir los precios. Que si el papel, que si la originalidad, que si la exclusividad… Muchos nos dicen que un precio así devalúa la obra, que podría venderse mucho más caro. Somos conscientes de eso. Sabemos que las láminas de Proyecto Gutenberg by Minimae podría venderse a 80, 90 e incluso 100 euros (o más) y sinceramente, no sabemos cuanto tiempo aguantaremos precios tan competitivos en obras gráficas de edición limitada.

Esa frase popular “nos los quitan de las manos” es una realidad y sabemos que hay mucho margen para subir. Me atrevería a asegurarte que los precios de nuestro Proyecto Gutenberg by Minimae cambiarán. El cuando está por decidir. Así que un motivo de peso para que te hagas con una lámina de nuestro proyecto ya, es ese, el precio. Créeme, si no lo haces tú, otros lo harán por ti.

ACCEDE AQUÍ A LA GALERÍA DE LIBROS / LAMINA DE PROYECTO GUTENBERG BY MINIMAE

 

 

 

The following two tabs change content below.
Arte, artesanía y diseño inteligente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *