Derek Overfield. El regreso del hijo pródigo

Hasta hoy, jamás se me hubiera ocurrido recomendarte que compraras una obra de arte que no te gustase.

Voy a dejar de lado mis principios por una causa. Su nombre, Derek Overfield, (West Virginia, 1981) y es, sin lugar a dudas el mayor descubrimiento y el mayor golpe de suerte en la historia de Minimae. De hecho, creo que pasará mucho tiempo hasta encontrar otra aguja así en el inmenso pajar del arte.

Y sí, quiero que te lleves una obra de Overfield, aunque no te guste, porque hoy más que nunca estoy convencido de que estamos ante una próxima estrella del arte, y hoy más que nunca sé que si no te llevas una, más temprano que tarde te arrepentirás.  Este post lleva consigo un boleto ganador de la lotería.

¿Que por qué estoy tan seguro?

Aquí van mis 4 razones para que te hagas con un Overfield ya, aunque no te guste

1- No sólo estoy seguro yo, lo está un elenco de profesionales con mucha más cualificación que yo,  y que han comprado durante estos años 9 obras suyas.  (Me pongo a sumar  y cuento 13, ¿verdad Luis y Ana?) Mis dos asesores artísticos adquirieron varias piezas de Overfield en las dos tandas anteriores. Esta vez no ha podido ser por pura escasez…

2- Porque sus obras HOY ya valen más que la anterior remesa de 2016 y mucho más que la primera de 2015.  Esto quiere decir que quien compró un Overfield en años anteriores, si lo quisiera vender hoy lo haría por mucho más de lo que pagó. Entonces, ¿por qué las obras de Minimae cuestan lo mismo, o casi, que las de hace dos años?

3- Por desgracia, no cuestan lo mismo. Esta tercera tanda es más cara y los formatos son más pequeños. Para que los precios no fueran inasumibles, ajustamos hasta el límite el margen de Minimae, casi casi, igual a cero. Si no te crees que somos lo más parecido a una ONG del arte, echa un vistazo al post que escribimos hace tiempo Porqué no ganamos un euros vendiendo arte.

4- ¿Has dicho que son más pequeñas y más caras? Menudo negocio… Pues sí. Menudo negocio. Son un poco más pequeñas y un poco más caras pero sigue siendo una magnífica oportunidad de inversión, la mejor que he/has tenido en mis/tus manos en los últimos tiempos, y no sólo hablo de arte.

No hace falta escribir más.

Te presentamos el regreso de Derek Overfield, el hijo pródigo de Minimae

Cuadro 298 lo tiene todo de Overfield: belleza, fuerza, dinamismo…

Cuadro 293. Derek Overfield reconocible por los cuatro costados

Cuadro 292 o el equilibrio de la anarquía

Cuadro 296. Dinamismo (casi) imposible. Genial

Cuadro 294. Menos es más

Cuadro 297. Las manos, fetiches de Overfield

Estas son solo algunas de las 13 piezas que hemos traído desde Estados Unidos

Accede a la colección COMPLETA en este enlace

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *