Paula Valentim. La artesana sin rostro

Paula Valentim. Almeirim, Portugal. Ya lo escribí en la ficha que hicimos de Paula en la web de Minimae: uno de los motivos que nos empujó a crear Minimae fue ella. Descubrí su cerámica hará un año, surfeando por la web a la caza de otro producto que pronto verá la luz. Su porcelana sin ningún ornamento que no sea el blanco, su inequívoca inspiración en la naturaleza, en este caso piedras de río y mar de distintos tamaños, su sencillez, su “menos es más”…  La contemplación de estas piezas me animó a crear una web que ofreciera objetos así.

Voy a empezar la casa por el tejado. Vídeo realizado por Instantanea y Tomaprimera de los Mini tiestos de Paula.

Piedras y conchas de río y mar. Inspiración de la cerámica de Paula Velentim.

Inspiración Paula Valentim

Inspiración en cantos rodados y piezas acabadas

inspiración-paula-valentim-2

Su creacción

foto-2

Detalle del estudio de Paula Valentim

detalle-estudio paula valentim

Otro rincón de su estudio

Otro detalle del estudio de Paula Valentim

Una amiga dio en clavo cuando vio los mini tiestos: “ella sabe asumir su papel secundario. Lo importante es la planta o la flor, el tiesto no deja de ser el complemento necesario para acompañarla”.  Esa falta de ego en sus obras en las que cede el protagonismo al elemento principal, es otro de los mandamientos de Minimae.

Pero esta misma amiga que la definió tan bien me soltó una perlita envenenada. “¿Sabes que esta cerámica no está de moda? Ahora se lleva la cerámica recargada, las tazas de las que surgen animalitos, por ejemplo (¿¿animalitos??), elementos contrapuestos que causan sonrisa o estupor…”

Constatación de un hecho.  No estoy a la moda. Y ahora tengo que volver sobre los mandamientos Minimae, en concreto al último: “Minimae es atemporal.  Si la moda aporta, perfecto. Si no, pasamos de ella”.

Paula no está de moda porque es atemporal, hay un sentimiento de armonía cuando ves sus piezas. Gusta y punto. Su discreción destaca porque es buena. No es comercial porque NO se nutre de los elementos que “lo petan”, pero lo que hace, es universal. Nadie puede entrar en conflicto con sus obras. Te podrán acompañar siempre, no las tendrás que relegar a la última caja del trastero porque te has empachado de ellas, o porque han pasado a ser una horterada supina.

Sólo el tiempo pone en su sitio a las personas y a las obras de arte y os aseguro que las piezas de Paula Valentim envejecerán a la perfección, a no ser que se te caigan y acaben convertidas en otra obra de arte… abstracta. Como me pasó a mí…

Sesión de fotos antes de hacer “arte”

paula-valentim tiesto pared

Sesión de fotos después de hacer “arte”.

paula valentim tiesto roto

Un detalle más que comento también en su ficha web: la misma discreción que acompañan a las piezas de Paula, acompaña también a su personalidad. A pesar de los muchos mails que nos hemos cruzado, no conozco su cara. Rehusa amablemente enviarme fotos donde aparezca ella, al menos su rostro. Esa discreción la define como artista y como persona.

Paula Valentim sin “rostro”.

paula-valentim-sin-rostro

Tiestos de mesa

paula-valentim tiestos mesa

Boca del tiesto de pared

boca tiesto pared Paula Valentim

Hazte socio Minimae en un sólo click

Ventajas del universo Minimae:

Concursos mensuales sólo para socios

Accede a todos los descargables Minimae

Promociones exclusivas sólo para socios

Y mucho más...​

 

The following two tabs change content below.
Arte, artesanía y diseño inteligente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *